talleres Junio




Tenemos las nuevas fechas para los talleres de Cupcakes y Galletas en Bilbao
Como siempre, serán en Arbat-Bilbao y podeis encontrar mas información en este link


galletas de comunión


Estas galletas para una Primera Comunión están hechas con la técnica de tranfers, a la que compliqué añadiéndole volúmen. El resultado me dejó encantada, pero son tantas las cosas que pueden salir mal en el proceso que no se si repetiré la experiencia :)




Después de varias tardes de trabajo con ellas (mas delicadas que un cristal tallado a mano) descubrí algo que quisiera compartir.
La verdadera lista de ingredientes importantes para hacer transfers no tiene que ver con azúcar glas ni colorantes. Para mi, lo mas importante, es poseer esto:

 .planificación de arquitecto
.manos de hada
.paciencia divina
.educación esmerada o evitar la presencia de menores (los insultos salen solos)
Como se hacen? Basicamente se "dibuja" con glasa sobre papel de horno o papel celofán, se deja secar muy bien, se lo despega y se lo transfiere a la galleta/tarta.
Suena fácil. No lo es.

El arquitecto
Primero y principal, el papel sobre el que vamos a trabajar con la glasa tiene que estar bien-bien plano, como tenemos la dicha de que es transparente, debajo podemos poner el modelo elegido. y todo podemos pincharlo sobre una base de corcho blanco.
Luego hay que analizar un poco el modelo elegido, del diseño y los colores dependerá por donde empecemos el trabajo. Un consejo valioso: Si vais a hacer vuestro primer intento, os recomiendo elegir un modelo fácil (formas simples con pocos colores), para evitar frustraciones

Paciencia Divina
A mi me gusta hacerlo con glasa casi fluida, lo que implica que si mi modelo tiene varios colores, habrá que esperar a que seque el primero que apliqué para añadir el segundo... sino... será un desastre.
Marian de Sweetopia (que es mas sabia), tiene un vídeo en el que primero hace un borde negro, deja secar y luego rellena la figura. Es otra opción de trabajo.
Tienen que estar bien secos antes de siquiera pensar en separarlos del papel. Cuanto mas tiempo pasen secándose, menos frágiles serán. Pero jamás adquieren la rigidez que soñamos, por mucho que los dejemos secar

Manos de hada
En todos los casos hay que asegurarse de que, al aplicar la glasa, el transfer adquiera un espesor que nos ayude. Son fra-gi-li-si-mos, y si los hacemos un poco mas "gordos"... bueno, siguen siéndolo pero un poquito menos.
Según mis estadísticas, al separarlos del papel se quiebran dos de cada cinco :) Por eso intento ni tocarlos y mover suavemente el papel sin hacer presión en ningún punto.
Cuando lo tengo fuera (yes!!!) le aplico suavemente glasa por detrás y lo pego sobre la galleta.


Educación esmerada - Parental Advisory
Y aquí es donde entran en juego los nervios. Después de varias horas de planificación, trabajo y espera... con un modelo precioso ante nuestra narices, el muy mezquino se quiebra al querer retirarlo del papel. Y no solo se quiebra sino que aveces se pulveriza en nuestras manos (andanada de insultos) Aveces es posible reconstruirlo sobre la galleta y tapar inperfecciones con glasa. Otras veces...no. (mas insultos). Solo queda romperlo y tirarlo (mas  y mas insultos) y volver a intentarlo


Con todas las advertencias que les dí, solo queda añadir que si vamos a hacer un transfer para aplicar a una tarta o galletas, es conveniente hacer un par de mas. Hacer el número exacto es meterse en problemas o declararse valiente por sobre todas las cosas.
Si leen entre líneas también van a deducir que no voy a hacer transfers muy seguido hasta que descubra una glasa fluida que al secarse adquiera la dureza de un cerámica :)