de profundis inferni

9 de septiembre de 2012


Hace tiempo que te mereces un post.
Hace tiempo que cada vez que montamos algo en común te comportas de manera atroz. De verdad, preferiría gastar el teclado de mi ordenador cantándote alabanzas y loas, pero... que te den! te has ganado a pulso una larga lista de insultos y aquí me tienes, manifestando contigo lo que tengo que reprimir con otros que me llevarían a tribunales por desacato o incitación a la violencia!

 
Casi siempre, unas pocas horas de trabajo a tu lado me dejan con motivos para recordarte una semana y, cada vez mas, tus actitudes me alejan paulatinamente de ti.
Yo se que esperas que alguna vez nuestra separación sea definitiva. Yo se que, a pesar de tus aires de high tech tu única vocación natural es la de armario bajo, tranquilo, eficiente, inútil pero necesario. Un porta fuentes y sartenes, vamos.


Pero no lo vas a conseguir.
No vas a ganarte la minusvalía con actos rebeldes y postergando el éxito de mis trabajos. Por ahí leí que el agua modela las piedras mas por constante que por fuerte y como mi marido es un sol y un cielo juntos, la energía que se considera debería invertir en mi matrimonio puedo invertirla en ti.




Este mensaje es para recordarte tu lugar, y aunque puedo oír tu voz de niño sabidillo diciéndome con ironía y petulancia "en la encimera, debajo de la placa", te lo voy a poner bien claro: Eres un put* aparato. Estas a mi servicio. No eres Apple, poseerte no me eleva de ninguna manera, de hecho no tienes ninguna marca que te respalde.

De una vez y para siempre, mírate al espejo.
Entérate de que era una versión patética de otros hermanos tuyos mas eficientes, mas exactos, mas completos. Que estas plagado de botones y números que en realidad no significan nada, tan solo son un engañabobos. Que tu termómetro es una farsa, tu timer un viaje a la nada y tu ventilador algo que hace ruido y poco mas. Que tus posibilidades de horneado son simples gráficos con los que un listo ingeniero se propuso engañar a un consumidor.

Pero ya te conozco, se donde te re calientas y el punto exacto de una perilla sospechosamente ligera de mover donde pierdes el punto de humedad que aveces necesito.
Ya te conozco maldito, y a partir de hoy te toca lo peor. A partir de hoy te vas a poner a la temperatura que YO quiero. A partir de hoy vas a dorar, quemar o dejar medio crudo lo que YO quiera y porque YO te lo indique.


En un par de meses te arrancaré con fuego los datos necesarios para no volver a sentir inseguridad cada vez que te use. A partir de hoy, el número que define el porcentaje de error que gano al usarte dependerá exclusivamente de mi. SOLO DE MI

Te he ganado la partida, maldito horno.
Me he comprado un termómetro. Y es High Tech.
Como te quedas?

Pd- Por si te queda algo de ego, quiero que sepas que el que te compró lo hizo bajo una premisa: "el mas barato, que es para un piso de alquiler.

11 comentarios:

  1. Jajajajaja!! Vanina, eres única!! Cómo te entiendo! Di que sí, qué se habrá creído el horno? La que mandas eres tú. Házselo saber! Muy buen post, guapa. ;)

    ResponderEliminar
  2. ains¡¡ como te entiendo¡¡¡ yo al mio de gas lo trato con muuuucho cariño...(son 17 añitos juntos ya...) pues no lo cambio por ningun aparatejo de los modernos de encendido elestronico¡¡¡ En tu caso veo una relacion amor odio entrelineas......

    ResponderEliminar
  3. Ese horno maldito que hornea cuando y como quiere... Demasiada importancia le das al "bicho" que tienes bajo los fuegos de la cocina dedicándole un post... jajaja!!!

    Como me he reído y como lo he disfrutado. Aunque ya sabes que yo tengo la versión buena de tu "bicho", que se porta bien y no hace trastadas (hasta el día que se revele en mi contra harto de que lo encienda cada día). MUA!!

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado el post. ¡Qué se habrán creído estas máquinas, si el hombre las supera con creces!. A mí me pasa algo parecido con mi olla rápida que le ha dado por dejar salir más vapor de la cuenta y me quema las comidas. La verdad es que tiene más de diez años y se querrá jubilar.
    Y lo de mi báscula, ya ni te cuento. Mi marido me dice que no sabe cómo me salen las recetas porque la báscula pesa lo que le da la gana.
    Bueno que me enrollo. A ver como te va con el termómetro...
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. jeje...me encanta tu humor...a ver si ahora te deja en paz el jodido horno...jeje.
    Besitos! Flor

    ResponderEliminar
  6. Y yo que pensaba que estabas hablando de alguien del trabajo, un vecino o mismamente tu pareja,jajaja.
    No suelo comentar en muchos post últimamente pero esta entrada tuya si merece que esté un par de minutos dejándote un comentario.
    Y lo que me he reído, si señor.
    Bicos

    ResponderEliminar
  7. MADRE MIA!!!!! Si que te tiene cansada el puñetero!!!! Me encantó tu entrada y tu forma de contarlo. Hoy tienes una seguidora más. Saluditos y mucho gusto!

    ResponderEliminar
  8. jajajajaja Que grande! te amo! creo que todos hemos sufrido como tu! jajajajaja no puedo parar de reir!!!!!!!

    ResponderEliminar
  9. Uf.... pues el mio se ha revelado y ha decido (por el solito) que o le pongo un par de pinzas a modo "cierre de sujección" o no se cierra la puerta y se queda medio abierta... así que ya ves... de momento el mio va ganando la batalla.... pero en cuanto pueda.... La perderá porque pienso comprarme uno nuevo!!!!

    ResponderEliminar
  10. jajajajaaa muy bueno, yo le he pedido uno a los reyes majos ...

    ResponderEliminar

 

Viva la Tarta © All rights reserved · Theme by Blog Milk · Blogger